En el lavado en seco utilizamos un sistema de limpieza en el cual se utiliza un solvente seco, llamado percloroetileno, comúnmente conocido como “Perc”, (Es no-flamable y no-combustible, de baja toxicidad, y es rehusado y reciclado eficientemente) que, acompañado de un detergente especial, limpia delicadamente su ropa, no afectando las fibras, ni los colores.

Se llama “lavado en seco” porque los líquidos utilizados no contienen agua y no penetran las fibras como lo hace el agua. Entre las ventajas del lavado en seco está su habilidad para disolver grasas y aceites, lo que no puede hacer el agua.

Existen prendas que para su perfecta limpieza precisan de ser procesadas en agua. En determinados casos, y ante determinadas fibras o tipos de prenda, se tienen que variar parámetros de lavado como revoluciones de giro, niveles de agua, dosificaciones exactas y precisas de productos químicos, centrifugados a diferentes velocidades, etc.

La utilización del programa de lavado correcto, la temperatura del agua y la dosificación de detergente necesaria hace que junto con el secado (estático o en máquina secadora) las prendas queden perfectamente limpias, con colores vivos y con el menor desgaste posible.

Cuando finalice la temporada (generalmente con los cambios estacionales) es conveniente llevar a la tintorería aquellas prendas que no se pueden lavar en casa.Una vez limpias se pueden almacenar tranquilamente en el armario.Guardar la ropa sucia, o con manchas, puede provocar el que se fijen las manchas al tejido y resulte más difícil o imposible su eliminación.